La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor; sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso.

Franz Liszt

 

Día 5 de septiembre. Calle Nueva. Pocos minutos faltan para las cuatro de la tarde.

Gran cantidad de festeros, villenenses y foráneos intentan hacerse un hueco entre la multitud para no perder ni un solo detalle de ese momento mágico que va a suceder de un instante a otro. Los nervios, la ilusión, la incertidumbre se apoderan de los allí presentes.

Ningún día 5, antes de La Entrada, es igual entre los músicos de la Banda Municipal. Muchas miradas de complicidad. Los veteranos intentan ver reflejada en la cara de los nuevos educandos esos nervios que ellos mismos vivieron en primera persona en su primera Entrada. Los debutantes buscan esa mirada tranquilizadora, en sus compañeros experimentados en señal de respaldo, apoyo y asegurándoles de que todo les irá bien. Una simbiosis perfecta.

En ese instante todo lo que allí sucede es observado, sin perder el mínimo detalle, por parte del público: “mira, los músicos ya se están preparando”, “el abanderado ya se ha colocado el mástil de la bandera en la cintura”, “fíjate, el director ya se está mirando el reloj y pidiendo permiso para comenzar” …  La batuta es alzada al cielo de Villena … se crea un silencio tenso … y de repente … suenan esos tres primeros acordes tan significativos para muchos: “Chan, ta, chan”. Se desatan las emociones. Los músicos, me consta, que soltamos algunas lagrimitas, muchas veces escondidas detrás de unas gafas de sol, y los nuevos piensan, al igual que otros lo hicimos aquel ya lejano 5 de septiembre: “fuera nervios y a disfrutar de mi primera Entrada”.

Risas nerviosas, miradas a tus compañeros … ya no hace falta que te cuenten que se siente en ese momento, ¡lo estás viviendo, lo estás disfrutando! y de paso, grabando a fuego en tu memoria, cada detalle, cada nota, cada mirada al público.

Es el momento de disfrutar y ver recompensado todo el esfuerzo desempeñado durante muchos años, pues, para llegar a ese preciso momento, muchos son los hechos vividos a lo largo de tu historia musical: tus primeras lecciones de solfeo, el momento de elegir tu instrumento, horas de estudio en casa, esa llamada tan deseada del director de la Banda Municipal para que comiences a ensayar con la banda grande, prueba del uniforme, tu incorporación oficial en Santa Cecilia … Pero el que nos importa para este artículo es, la formación y aprendizaje previo dentro de la cantera de la Banda Municipal: tu estancia dentro de la Banda Juvenil de la Banda Municipal de Música de Villena “La Juve”.

Actualmente, si la Ciudad de Villena cuenta con esta consolidada y gran banda de música, con mucho pasado, presente y prometedor futuro, en gran parte, y viendo los resultados, es gracias a esa idea, esa ilusión que allá por el año 1988 surgió del que fuera nuestro director titular de la Banda Municipal don Vicente J. Pérez Pellicer apoyado por la comisión de entonces.

La llegada de este joven director de Benidorm aportó numerosas iniciativas a nuestra formación que pasados los años aún perduran. Ideas que dieron un nuevo aire a este gran grupo de músicos. Apostó por realizar una incorporación de nuevos educandos en nuestra festividad de Santa Cecilia, desvinculando de las fiestas de Moros y Cristianos este momento tan importante en la vida de un músico. Con él al frente, se propuso la distinción o reconocimiento de algún músico por su labor dentro de la banda, ya sea en su parte musical, logística o implicación con la entidad. Y como gran novedad, y a imagen de otras formaciones bandísticas, la creación de una banda joven para la preparación y desfogue de nuevos músicos y directores noveles.

Una vez estudiada su propuesta en la comisión, y con el visto bueno de la misma, se empezarían a dar los primeros pasos para su creación. Pero, para formar una banda, hacía falta dos cosas: músicos y director.

Ante la reciente baja del anterior subdirector de la Banda Municipal, don Antonio Milán Juan, se tenía la necesidad de nombrar un nuevo subdirector. Se propusieron a dos jóvenes músicos de la formación: Gaspar Ángel Tortosa y Fernando Ugeda. Por el nivel de estudios, muy similar entre ambos, con formación académica en la capital de España y experiencia en bandas militares, al final la balanza se declinó hacia Gaspar Ángel Tortosa para ostentar el cargo de subdirector, pero, en ese momento, al otro candidato, Fernando Ugeda, se le ocurrió la idea de solicitar la dirección de ese nuevo proyecto que en breves fechas iba a emprender su andadura.

La respuesta, y pasados unos años, se la podrán imaginar. Pues con el “SÍ” por parte de la dirección y la comisión de la Banda se puso a trabajar en ello.

Una vez decidido quién sería el encargado de monitorizar y dirigir a la Banda Juvenil, sólo faltaba la otra parte importante de una banda: los músicos.

Formación inicial de la Banda Juvenil (1988)

En el mes de octubre de 1988, y coincidiendo con el inicio del curso académico del conservatorio, las paredes, paneles e incluso las puertas de las aulas se llenaron de carteles donde ponía: “¿Quieres formar parte de la Banda Juvenil? Vente el sábado al salón de ensayos de la Banda Municipal”.

Así fue como, entre los alumnos del conservatorio, jóvenes músicos ya pertenecientes a la Banda Municipal e incluso músicos de otras poblaciones se juntaron el citado sábado para conocer que era ese nuevo proyecto. Sábado, día de la semana que desde los comienzos se instauró como el día de los ensayos de la Banda Juvenil.

Entorno a unos 40 jóvenes músicos se reunieron ese primer día allí bajo la batuta de Fernando Ugeda, que, tras las pertinentes explicaciones y presentaciones de cada uno de los músicos, comenzó la andadura musical de la Banda Juvenil.

Las primeras partituras puestas en el atril, y si no me falla la memoria, fueron: el pasodoble “El Bequetero”, “La danza del oso” y “En un mercado persa”, y los músicos que tuvieron el honor de dar las primeras notas de esa banda fueron:

Flautas.-             Virtu Micó Beneito, Soraya Sanchís Navarro, Pedro Ángel López Sánchez, Eva Belda y Pablo Guerra Martínez.

Oboe.-                  Juan José Lillo Pérez

Requinto.-          Manuel Guerra Martínez

Clarinetes.-        Oscar Hidalgo Díaz, Miguel Ángel Pastor López, Teófilo Ugeda Fernández, Pepe Cerdán Sánchez, Miguel Ángel Soler Serrano, Raúl Oliva Conejero, Pablo Conca Conejero, Francisco Antonio Soler Compañ, José Javier Candela Vicent, José Fernando Nacher Esteban Y Emilio Lillo Ortega.

Saxofones.-       Diego Baenas Pontes, Pascual Pérez Pastor, Javier Valiente Navarro, Encarna Martínez Esteban y Magdalena Pascual Belda.

Trompa.-            Daniel Sanjuan Bordera.

Trompetas.-      José Luis Ugeda Fernández, Fermín García Marco, Juan Carlos Donat Beneito, Francisco Francés y José Miguel Sanjuan Ferrándiz.

Trombón.-          Francisco Soler Ferrándiz.

Tuba.-                  Eulogio Hernández López.

Percusión.-         Francisco Cherro Prieto, Francisco Baenas Pontes, Pablo Arnedo Lázaro y José Antonio Hernández Navarro.

 

Y ensayo tras ensayo, y con la tremenda ilusión de ir escuchando los resultados, nos aproximamos a la festividad de Santa Cecilia.

Uno de nuestros conciertos didácticos en los colegios. CEIP Príncipe Don Juan Manuel (1989)

Casi sin darnos cuenta, aquella joven formación, estaba ultimando los detalles para su gran puesta de largo: su presentación ante el público. ¿Cómo sería la presentación? ¿Salimos todos de golpe por los lados o uno por uno?, ¿Quién va a presentar?, ¿Qué uniformidad vamos a llevar? Eran preguntas nerviosas que se hacían en los últimos ensayos, pero todo esto ya estaba controlado por nuestro director.

Llegó el tan deseado día. Los jóvenes músicos reflejaban en sus caras y con sus nervios las ganas de que todo saliese bien, según lo previsto. Oscar Hidalgo, clarinete educando de la Banda Municipal y componente de la Banda Juvenil, fue el encargado de ir llamando uno por uno a todos los integrantes y de esta manera presentarlos al público asistente, que hay que decir que en la inmensa mayoría se trataba de familiares nuestros. Para la puesta de largo, se decidió que la uniformidad fuera: pantalón o falda de color oscuro (azul marino o negro) y camisa blanca, adornada en el cuello con un peculiar lazo negro. Lazo que durante algún tiempo fue nuestra seña de identidad, pues la pajarita blanca llegaría años después.

La uniformidad de nuestro director fue un flamante esmoquin nuevo, regalo de todas las madres de los jóvenes músicos que habían iniciado su andadura musical de la mano de Fernando. El carisma de nuestro director era extensible a los músicos y a sus familias, y fue una manera de agradecerle esa labor que estaba desempeñando por sus hijos e hijas.

Este concierto fue sólo el principio. Ante el éxito obtenido aquel día, desde la Banda Municipal se nos invitó a participar en el tradicional Concierto de Navidad, cediendo la primera parte de dicho concierto a la Banda Juvenil. Tratándose de un concierto donde participaban dos bandas, el público sería mucho mayor, y más sabiendo todos los familiares que atraería la Banda Juvenil. Fue otro éxito de concierto. El salón de actos de la Casa de la Cultura, lleno hasta la bandera.

En febrero de 1989, con la colaboración y apoyo de la Concejalía de Cultura del M.I. Ayuntamiento de Villena, se barajó la posibilidad de realizar un ciclo de conciertos didácticos en varios colegios de nuestra ciudad. Estos conciertos se celebrarían en los salones de actos o teatros de los colegios: Ruperto Chapí, Príncipes y Salesianos, donde los jóvenes músicos, antes de comenzar el concierto, iban presentando sus instrumentos, sus características, la familia a la que pertenecían, y como muestra de su sonoridad interpretaban un fragmento conocido cada uno con su instrumento. Han pasado ya muchos años pero, algunos de los que nos encontrábamos en la Banda Juvenil, aún recordamos con cariño algunas melodías: el tema de la BSO de la Pantera Rosa interpretado por los saxofones tenores, el fragmento de la Sinfonía del Nuevo mundo de los oboes o el tema del anuncio del queso Mama Luise por parte de la cuerda de tubas.

Tal fue el éxito de este ciclo de conciertos, que meses más tarde se repetirían en el Instituto F.P. Navarro Santa Fe y en el Colegio El Grec; y las alumnas del Colegio de Nuestra Señora de los Dolores (Paulas) vendrían al salón de actos de la Casa de la Cultura para escuchar su concierto didáctico.

Concierto de Santa Cecilia – año 1993

El 7 de abril de 1990, aceptando la invitación cursada por la Unión Artística Musical de Fontanares, la Banda Juvenil realizó su primera salida fuera de Villena. En noviembre de ese mismo año, y previo a la celebración de Santa Cecilia, se desplazaría a Jumilla para participar en el Festival de Bandas Juveniles organizado por la Banda Juvenil de la Sociedad Musical Amigos de la Música de Jumilla, resultando dicho festival un rotundo éxito en lo musical, convivencia de los músicos de ambas formaciones y a nivel organizativo.

Se sucedieron los ensayos, y llegó un gran momento para la Banda Juvenil. En febrero de 1991 la dirección de la Casa de la Cultura, ante la celebración de un novedoso desfile en Carnaval, pidió la colaboración de la Banda Juvenil para que amenizáramos el desfile del Entierro de la Sardina. El repertorio seleccionado fue de lo más variopinto, pues alternábamos las marchas de procesión, en señal de tristeza por el fin del carnaval, con la música de charanga como júbilo ante el fin de la cuaresma. Desfile que tras 27 ediciones se ha convertido en uno de los momentos más especiales para todos los músicos de la Banda Juvenil año tras año.

En junio de 1991 se organizó el I Festival de Bandas Juveniles “Ciudad de Villena” donde la banda invitada fue, y devolviéndonos la visita realizada el año anterior, la Banda Juvenil de la Sociedad Amigos de la Música de Jumilla. Este festival sembró un precedente, pues posteriormente se realizarían más intercambios culturales-musicales con otras bandas juveniles de poblaciones cercanas.

Y llegó la Navidad de 1991. La Agrupación Belenista de Villena invitó a la Banda Juvenil a participar en el Pregón de Navidad. Para ello, entre otras, se rescató de los fondos del archivo de la Banda Municipal, la Marcha Radetzky. La interpretación de esta obra tuvo un rotundo éxito, pues gran parte del público asistente terminó aplaudiendo acompasadamente bajo las indicaciones de nuestro director, como si del Concierto de Año Nuevo de Viena se tratara.

Fue aquel éxito el que animó a los músicos a seguir trabajando con empeño. Aquel entusiasmo pronto fue recogido por la Asociación de Vecinos de “La Paz” y nos propusieron realizar al año siguiente el extraordinario Concierto de Navidad. Actualmente, fieles a nuestro compromiso, aún seguimos asistiendo a dicho concierto donde vivimos momentos enormemente divertidos, en familia, para dar comienzo a las fiestas navideñas… y sigue sonando nuestra seña de identidad en esa época: la Marcha Radetzky.

En el año 1992, aparte de poder celebrar nuestra festividad de Santa Cecilia con un concierto para nosotros solos, tuvimos ocasión de vivir, en los meses de verano, otro de nuestros momentos especiales: nuestra participación, poniendo la música en directo, en la exaltación de la Regidora Mayor de nuestras fiestas en el Pabellón Municipal. El acompañamiento instrumental en directo, y todos los riesgos que eso conllevaba, fue un reto para nosotros, llevados con ilusión y esfuerzo para demostrar a la Ciudad de Villena la realidad, que, en apenas 4 años, se había creado de entre los jóvenes músicos de la banda. Se solventaron los pequeños problemas o desajustes del directo y el resultado fue más que satisfactorio.

La iniciativa de José Ayelo para que la Banda Juvenil participase en este acto tan importante para la ciudad, fue el detonante final para que, un año más tarde, concretamente el 3 de junio de 1993, naciese oficialmente “LA JUVE”.

Uno de nuestros conciertos en La Paz antes de su remodelación

Los periódicos de principios del mes de junio de ese año reflejaban la noticia de que Villena contaba con 3 bandas de música. Si a principios del mes de mayo de ese mismo año (1993) en Villena sólo se contaba con la Banda Municipal de Música de Villena, la creación de la Sociedad Musical “Ruperto Chapí” el 14 de mayo y el otorgamiento de una identidad propia a la Banda Juvenil hizo que la oferta musical local se multiplicase.

La Banda Juvenil, hasta esa fecha, se consideraba como una continuación de la Banda Municipal, pero en el pleno del 3 de junio se aprobó otorgar una entidad independiente, aprobando una ampliación del reglamento para promover y perfeccionar la formación de jóvenes talentos locales.

A partir de esa fecha y hasta el año 2006 la Banda Juvenil tuvo un concierto diferenciado de la Banda Municipal dentro de los actos de la festividad de Santa Cecilia, rotando los días del fin de semana más musical del todo el año en Villena con la Sociedad Musical Ruperto Chapí y la Banda Municipal.

La, ahora reconocida oficialmente, Banda Juvenil estrenó este reconocimiento con una de las salidas más recordadas por todos aquellos que tuvimos la suerte de vivirla: nuestro viaje a Coslada (Madrid).

La invitación por parte de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Coslada fue aceptada por el Patronato de la Escuela y Banda de Música, poniéndose a trabajar en toda la logística del mismo.

El viernes 2 de julio de 1993 unos jóvenes e ilusionados músicos cogíamos el autobús rumbo al centro de España. Ese mismo día, a las 22:30 h, ofrecíamos nuestro concierto “Noches musicales de verano” en el Parque Salvador Allende. Las sensaciones y la respuesta del público, inmejorables; y teníamos por delante el fin de semana para disfrutar.

Con la vuelta a Villena, continuaron los ensayos, las ilusiones, los nuevos proyectos … pero grata sorpresa fue el recibir la noticia de que la imagen dada por La Juve en Coslada había gustado tanto que nos invitaban a dar otro concierto al año siguiente (1994), concretamente el 4 de junio, y por supuesto que aceptamos de nuevo la invitación.

Apostando todos para que La Juve fuese teniendo un sitio en la cultura musical villenense, y en continuación a lo iniciado en junio de 1991, el 8 de octubre de 1994 organizamos el II Festival de Bandas Juveniles “Ciudad de Villena”. Para esta ocasión contamos con la visita de: la Banda Juvenil de la Sociedad Musical “La Alianza” de Muchamiel, dirigida por don Vicente Alonso Zargo; y, la Banda Juvenil de la Unión Musical “La Artística” de Novelda, dirigida por don José Antonio Pérez Botella. Un festival que, al tratarse de 3 jóvenes bandas juveniles, hizo que los músicos entrelazásemos relaciones de amistad entre las tres formaciones.

Otro momento, de esos que te gustan como joven músico, fue el poder ofrecer un concierto en Elda de esas BSO que tantas veces habías escuchado y no habías tenido ocasión de tocar. En diciembre de 1994, organizado por la Casa de Cultura de la vecina localidad ofrecimos ese concierto con una selección de los temas más conocidos de películas tales como: Star Wars, James Bond, Indiana Jones, Mary Poppins …

En los años siguientes la Banda Juvenil seguía con sus ensayos, sus conciertos, nuestro, ya tradicional, entierro de la sardina, y demás actos que hacían que los lazos se fueran estrechando, y ese buen ambiente se veía reflejado en el cariño de la gente, el número de público asistente a nuestros ensayos, y porque no decirlo, en las cartas de felicitación recibidas por parte de los alcaldes.

En el curso académico 1995/96, y coincidiendo con la llegada al grado profesional de música de los primeros alumnos que comenzaron sus estudios de música con la LOGSE en el año 1992, y con la obligatoriedad de recibir la asignatura de orquesta/banda, por parte del Conservatorio Profesional de Música de Villena, se utilizó la infraestructura de la Banda Juvenil para impartir dicha asignatura. Para poder cuadrar los horarios de los alumnos, nuestro director, impartía la clase los sábados antes del ensayo general de la Juve, pero para los alumnos que no podían asistir en ese horario se les daba la posibilidad de convalidarla ensayando con nosotros. Este hecho ocasionó que, ese curso y los siguientes, el número de componentes y la calidad de La Juve ascendiesen exponencialmente llegando a un número superior a los 90 músicos. Esto ocasionaría una invitación a la gran mayoría de los fundadores a dejar paso a las nuevas incorporaciones y seguir trabajando con un nivel medio.

Esta vuelta a los orígenes iniciales, formación y desfogue de músicos noveles, fue un aliciente de nuevo para demostrar al público asistente a los conciertos que la Juve era una realidad. Se continuaron con nuestros actos fijos: entierro de la sardina, concierto de Santa Cecilia y nuestra visita anual en el concierto de navidad de La Paz; y de vez en cuando la ilusión de compartir experiencias con músicos de otras bandas juveniles, ya fuera como anfitriones o como visitantes.

El 3 de febrero de 1996 se organizó otro festival de bandas Juveniles contando en nuestra ciudad con la Banda de Música del Conservatorio Profesional “Vicente Lillo Cánovas” de San Vicente del Raspeig. En los conciertos de Navidad en la Paz, año tras año, hemos ido innovando, incluyendo sorpresas para el público (escopetas de fogueo en alguna polka), contar con la visita de Papá Nöel, decoración de atriles con motivos navideños … Si algo ha caracterizado a La Juve en toda su historia es que, aunque un concierto fuese igual que otro en el programa preparado, nuestros conciertos son todos distintos, novedosos y sorprendentes.

Con el paso del tiempo, y gracias al éxito que se iba obteniendo, muchos músicos se iban incorporando año tras año a nuestra Juve, a nuestra banda de amigos; unos jóvenes de edad (la gran mayoría) y otros muy jóvenes de espíritu musical.  En este apartado querría hacer mención a varios casos que a muchas personas del público les llamaba la atención.

Visita de Papá Nöel y Rudolf. Concierto en La Paz. Año 2011

Por circunstancias de descompensaciones de cuerdas, nuestro director, recurría a llamar a músicos de la Banda Municipal para determinados conciertos. La cuerda de trompas siempre ha solido estar floja en la Banda Juvenil y para un concierto Fernando llamó a Pepe Micó. Para los de la Juve: “Micó, el trompa del pelo blanco”. Micó asistió a los ensayos necesarios, tocó en el concierto, y… ¡decidió quedarse con nosotros por muchos años! Al público le llamaba la atención: “en una Banda Juvenil ¿y hay un señor de 70 y pico de años tocando?”. Micó fue el primer músico de la Juve de “los de espíritu joven”. Posteriormente vinieron otros como refuerzo, como José López; y otros jóvenes “tardíos en comenzar” con la música como Florencio, Roberto Ferri, Toni García, Pepe Pérez …

Siguiendo con los actos destacables dentro del calendario de la Juve, llegó el 17 de mayo de 1997 y con él nuestra participación en el ciclo de “Conciertos de bandas de música juveniles”, organizado por la Generalitat Valenciana y nuestra actuación tuvo lugar en la Sala Arniches de Alicante, donde intercalamos obras de solistas, con bandas sonoras y con la conocida Obertura para una Reina de B. Adam Ferrrero.

Fueron pasando los años y, con el Teatro Chapí ya rehabilitado (1999) y con todas las posibilidades que nos ofrecía, llegó el momento de dar rienda suelta a la imaginación. En el año 2001 se volvieron a programar los conciertos didácticos para los colegios de la ciudad, pero esta vez, en lugar de ir centro por centro, los alumnos venían al Teatro, siendo recibidos en el hall del mismo por un grupo de metales. Posteriormente, ya sobre el escenario se les explicaban los instrumentos y a continuación se ofrecían conciertos amenos, con temas y melodías más que conocidas, ya fuese por ser clásicas o estuviesen de actualidad por determinada película.

En nuestros conciertos era frecuente la sorpresa: músicos tocando desde el anfiteatro, personajes varios que aparecían por el pasillo del patio de butacas … lo inesperado, con la Juve, siempre podía suceder.

El 11 de mayo de 2002, y dentro del ciclo de conciertos programado por el Teatro Chapí en homenaje a Ruperto Chapí, se celebró un festival de bandas juveniles, donde nos visitaron la Banda Juvenil de la Escuela de Música de la “Asociación Amigos de la Música” de Yecla y la Banda Juvenil del Centro Instructivo Musical de “La Armónica” de Buñol, siendo estos últimos la banda juvenil más lejana que nos ha visitado. Banda que está compuesta por alumnos de la Escuela de Música “Manuel Carrascosa García”, en honor al insigne maestro, que fue el primer músico profesional que tuvo “El Litro” (nombre cariñoso que se le da a esta formación musical).

El tiempo pasa demasiado rápido, y las obligaciones profesionales de Fernando le llevaron a tomar una decisión. Coincidiendo que en 2006 la Juve cumpliría su mayoría de edad, nuestro Maestro, don Fernando Ugeda Fernández, decidió que dejaría la batuta de La Juve, SU JUVE, en manos de otro joven director para que, de esta forma, fuese una banda de formación para nuevos músicos y también directores.

Para este concierto de despedida, tendríamos que hacer algo a lo grande, como acostumbramos a nuestro público. Músicos de varias generaciones empezaron a recopilar y recoger contacto de compañeros que habían pasado por nuestras filas, unos todavía músicos en activo, otros ya retirados del mundillo musical, pero todos dispuestos a desempolvar sus instrumentos para rendir un homenaje, más que merecido, a nuestro Fer.

Fue así como, el 19 de noviembre de 2006, sobre el escenario vacío del Teatro Chapí, decorado para la ocasión con una enorme pajarita blanca, poco a poco fueron apareciendo los músicos que conformaron las distintas épocas de esta gran familia.

Como era de esperar, los fundadores de la Banda Juvenil aparecieron con sus camisetas hechas para la ocasión que ponía: “Soy mayor de edad. 18 años JUVE”, e interpretamos ese pasodoble que tanto nos costó sacar hacia delante hace años: El Bequetero. Posteriormente se fueron incorporando el resto de músicos: los incorporados hasta 1991, 1995, 1999, 2001 y 2004; y finalmente se presentaron al público a los nuevos músicos que hacían su debut sobre un escenario ese mismo día, los encargados de darle continuidad a ese gran proyecto iniciado en 1988.

En unas breves palabras que nos dirigió Fernando al final del concierto, rememoró historias del comienzo, algunos actos importantes, realizó una mención especial a esos músicos que fallecieron a una edad temprana y perteneciendo a La Juve: Pedro Francés y Javi Valiente, y como colofón recibió algún regalo por parte de los que siempre serán “sus músicos”.

La conmemoración de los 18 años culminó con una cena en la sede de la Comparsa de Piratas de Villena, donde pudimos volver a recordar tantos y tantos buenos momentos vividos detrás de los atriles de La Juve. Un gran recuerdo que perdurará en nuestra memoria y en el Dvd que se realizó para la ocasión.

Concierto año nuevo 2012. Juan Antonio y los payasos Beto y Ven

Para cubrir la plaza de director de la Banda Juvenil, desde la comisión y dirección titular de la Banda Municipal, y consensuado con la Concejalía de Cultura y el pleno, se creó una beca para, entre los componentes de la Banda Municipal, darles la oportunidad a jóvenes músicos que desarrollasen su faceta como director.

Según un baremo establecido: por estudios, años de permanencia en la Banda Municipal, experiencia con otras formaciones …  el encargado de seguir la labor de Fernando fue: Antonio Lillo Pérez, quien realizó su debut en el concierto de los barrios que se daba para la Asociación de vecinos de El Carril.

El trabajo de Antonio al frente de La Juve muy pronto comenzaría a dar sus frutos: conciertos con jóvenes solistas en La Paz, obras sencillas para los músicos noveles pero a la vez con fuerte impacto para el público … la sombra de Fernando era alargada, pero poco a poco hizo que los músicos y público se fueran adaptando a su manera de trabajar, con esa jovialidad que le puede infundir un joven de apenas 24 años.

La permanencia de Antonio Lillo como director de la Banda Juvenil abarcó desde marzo de 2007 hasta el 31 de diciembre de 2008, fecha en la que terminó la beca de la Banda Municipal de dos años obtenida como director de la Juve y subdirector de la Municipal.

En marzo de 2009, otro joven componente de “nuestra banda grande”, Francisco Antonio Soler Compañ, se haría cargo de la joven formación en otro periodo, igualmente becado, de dos años.

El ritmo de trabajo sería el mismo: los ensayos en sábado, como se hacían desde hace 20 años, los conciertos de Navidad, los entierros de la sardina … En estos cuatro años, tras la época de Fernando, los actos de la Banda Juvenil pocas variaciones habían sufrido. La gran novedad llegaría con el siguiente director, o mejor dicho, los siguientes directores, pues dos jóvenes trombonistas de la Banda Municipal, Juan Antonio García Gallardo y Margarita García-Galbis Valiente, llegaron al acuerdo de, aún siendo el titular Juan Antonio, contar con el apoyo y ayuda en la monitorización y dirección de la Juve de Marga. Esta colaboración ocasionaría un hecho histórico en Villena: en la primera parte del concierto de Santa Cecilia de ese mismo año (2011) Marga se convirtió en la primera mujer que se ponía al frente de una formación musical local.

El día 7 de enero de 2012, coincidiendo que fue sábado y los niños aún estaban de vacaciones navideñas, se organizó un concierto muy especial en el salón de actos de la Casa de la Cultura -KAKV-. Con un repertorio típicamente navideño y la presencia de dos traviesos payasos -Beto y Ven- nos hicieron pasar una tarde divertida a todos, a los niños y a los padres allí presentes.

Pero tal y como decíamos, la gran novedad dentro de los actos de la Banda Juvenil llegaría en las fiestas del 2012, cuando la Junta Central de Fiestas solicitó la participación de La Juve en el acompañamiento, para cerrar el Desfile de la Esperanza, de los embajadores y Regidora infantil de fiestas. Por primera vez saldría la Banda Juvenil en un desfile de las fiestas de Moros y Cristianos. Para este desfile se prepararon durante todo el verano dos marchas cristianas: Canillas de Oscar Sempere Francés y Tabal i Saragüells de Mario Roig Vila.

Momento del Desfile de la Esperanza 2012. Jóvenes músicos tuvieron la posibilidad de compartir formación con los músicos veteranos de la Banda Municipal

Aquel 6 de septiembre fue un día muy importante para la historia de la Juve y para las vivencias personales de muchos músicos, pues se dio el caso que muchos de los jóvenes intérpretes tuvieron la ocasión de tocar, codo con codo, con muchos músicos veteranos de la Banda Municipal que mostraron su apoyo y desfilaron junto a ellos para compensar todas las cuerdas. Se dieron casos de poder tocar por primera vez en una misma banda con familiares cercanos, ya fueran primos, tíos, padres o abuelo.

La beca para dirigir la Banda Juvenil, al año siguiente, por un trámite administrativo, sufriría un pequeño cambio en sus bases: la duración sería solo de un año natural. Así fue como, Francisco Gaspar Tomás López (2013), Joaquín Delgado Fernández (2014) y Miguel Tomás Sarrió (2015) disfrutaron de esta beca, trabajando como directores de La Juve, hasta el 31 de diciembre de su año.

Cuando se convocaron las becas para el año 2016, otra variación de bases hubo: la beca sería de un año, pero con opción a ser prorrogado. Margarita García-Galbis, gracias a los puntos obtenidos en la baremación y prueba, y esta vez como directora titular, volvería a subirse a la tarima de director de la Banda Juvenil, y al igual que hiciese en el año 2012 Juan Antonio, quien contó con Marga como directora auxiliar y de apoyo, Marga repitió el gesto e invitó a Juanan para contar con su ayuda en este nuevo período.

En junio de 2016, y como gran novedad dentro del calendario de actos de La Juve, se participó en los conciertos del VEM (Villena es Música). Volvimos a realizar intercambios con otras bandas juveniles, desplazándonos a la vecina localidad de Caudete.

La Juve, al igual que los componentes de la misma, es carne creciendo. Constantemente surgen ideas o proyectos nuevos, y esas cosas son las que nos ilusionan. Y como decía su primer profesor de don Manuel Carrascosa: “este es un arbolico que tenemos que cuidar”. Esto mismo lo podemos decir de la Banda Juvenil de la Banda Municipal de Música de Villena, cuidemos este arbolico, que en breve nos dará buenos frutos.

A lo largo de estos 28 años más de 500 jóvenes músicos hemos podido pasar por esta formación, forjando la amistad, creando fuertes lazos de unión y haciendo piña, para que todo esto sea reflejado en la actual Banda Municipal de Música de Villena.

Larga vida a “La Juve”, todos somos “Juve”.

 

Agradecimientos:

         A esos jóvenes músicos que, año tras año, época tras época, han hecho la realidad que es actualmente esta joven banda, y muy especialmente a su fundador, Fernando Ugeda.

A todos esos componentes que en este tiempo me han ido dando datos, o haciéndome recordar cosas que pasaron dentro de esta formación y sugiriendo que dejase la historia de La Juve escrita.

 

FUENTES

  • Material documental y fotográfico recopilado por Fernando en su etapa como director.
  • Memorias finales de las becas de director de la Banda Juvenil (2007-2016)
  • Entrevista realizada a Fernando Ugeda el 3 de marzo de 2017.
  • Entrevistas o charlas, en los 2 últimos años, con fundadores y componentes de la Banda Juvenil
  • Recuerdos y vivencias personales de mis etapas de fundador, y ahora colaborador.

 

FOTOGRAFIAS

  • Archivo fotográfico personal de Fernando Ugeda.
  • Archivo fotográfico de la Banda Municipal de Música de Villena.
  • Archivo fotográfico de la familia Lillo Pérez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies